Phynergy es una empresa israelí que ha desarrollado una batería que funciona mediante aluminio-aire y que es capaz de proporcionar a un vehículo una autonomía de 1.600 km. De momento están en fase de pruebas pero ya tienen un contrato con un fabricante de coches para comercializarla hacia 2017. 
Imagen
Phinergy es una empresa israelí que ha desarrollado unnuevo tipo de batería para vehículos eléctricos que puede darle a un coche una autonomía de hasta 1.600 kilómetros. Estas baterías son de aluminio-aire ya que el combustible que usan es aluminio. Difieren bastante de las típicas baterías de iones de litio y gracias al uso del aluminio tienen más densidad energética y esto hace que se puedan obtener unas autonomías para vehículos mejores que las del diésel o la gasolina.

Estas baterías entran dentro de la categoría de las que funcionan mediante un metal y aire. Ya hay empresas investigando diferentes materiales con los que poder trabajar y nos encontramos ejemplos como el de IBM, en donde están estudiando aplicaciones para una batería de litio-aire. La particularidad de estas baterías que usan metal y aire reside en que, al contrario que las baterías convencionales, la reacción química se produce cuando el metal se oxida en contacto con el aire que nos rodea. Es por ello que son más ligeras y dado que usan metales, pueden ser más densas.

El mayor problema que han tenido estas baterías ha sido la corrosión provocada por el dióxido de carbono, el cual rompía el metal. En Phinergy han encontrado una manera de bloquear el dióxido de carbono mediante la inclusión de una membrana. De esta manera solo pasa el oxígeno y evitan la corrosión. Por otra parte estas baterías sí que tienen un inconveniente notable. Funcionan gracias a un tercer elemento que es el agua y esta sí que se ha de recargar más a menudo.

En el coche de prueba usado, la batería se tenía que rellenar de agua cada unos 200km. Además todo el conjunto pesa unos 25 kilogramos y se espera que este peso aumente una vez se implementen medidas de seguridad. Esto incluye 50 placas de aluminio que se tienen que cambiar después de los 1.600 km, con lo que nos encontramos con un problema logístico y es que el proceso de cambiar estas placas no parece muy sencillo.

Aun así los costes parece que podrían ser bastante razonables ya que el precio de 1kg aluminio está sobre 1€ con lo que por 25€ (ignorando costes asociados) tendríamos lleno el depósito para hacer otros 1.600 km. Como siempre, es un sistema nuevo y será clave la adopción que tenga tanto por los fabricantes como por las distribuidoras de combustible. También se tendría que investigar el proceso de reciclar el aluminio usado, que de momento es muy costoso.

Phinergy ha anunciado que ha firmado un contrato con un fabricante de coches para empezar a comercializarla hacia 2017.

Fuente:Alt1040
 





Leave a Reply.