Los datos presentados por el experimento AMS aportan nuevos indicios de la existencia de la materia oscura, reduciendo el margen de error a un 1% 
Los datos presentados por AMS (Alpha Magnetic Spectrometer), uno de los grandes detectores que forman parte de la Estación Espacial Internacional (ISS) apoyarían la existencia de la materia oscura, aunque aún se necesitarían más datos para confirmarlo de manera completa.

La materia oscura es el ingrediente cósmico que forma el 23% del Universo, según algunos estudios, y resulta clave para entender el movimiento de las galaxias, su masa total, y la existencia del propio Cosmos.

AMS es uno de los detectores de la ISS, que se encarga de medir los rayos cósmicos, en otras palabras, partículas de mucha energía que existen en el espacio. En particular, se encarga de medir electrones y positrones de la forma más eficiente y con el mayor rendimiento posible.

Además de medir los rayos cósmicos, el experimento AMS ha detectado un exceso (no explicado, al menos de momento) de positrones sobre electrones. Los primeros son la "antipartícula" del electrón, es decir, es lo mismo que si dijéramos que un positrón se trata de un electrón con carga positiva. Cuando electrones y positrones se encuentran, se desintegran, y dadas las normas actuales de la Física, tiene que haber una cantidad estándar de estas partículas.

Este exceso de positrones sobre el total de electrones no tiene ninguna explicación confirmatoria, pero nos da un indicio importante de la existencia de la materia oscura. El experimento por tanto resulta de extrema importancia, al seguir aportando una cantidad enorme de datos, que aunque no prueben nada al 100%, sí que nos orientan en el camino de confirmar algún día la existencia de la materia oscura.

En palabras del propio equipo de investigación de la AMS, "las partículas de materia oscura, al chocar y desintegrarse, podrían ser la fuente del exceso de positrones observado". Aunque otros experimentos anteriores ya habían detectado ese posible rastro de materia oscura, es el experimento AMS el que lo hace con un margen de error mucho más reducido (de tan solo un 1%), acercándonos cada vez más al descubrimiento definitivo de la existencia de la materia oscura.

Los datos presentados y publicados en la prestigiosa Physical Review Letters indican que estaríamos cerca de confirmar la existencia de la materia oscura, pero que aún se necesitan más datos experimentales que avalen este descubrimiento inicial. La siguiente etapa que realizará el experimento AMS será medir rayos cósmicos de mayor energía de lo que lo ha hecho hasta ahora. Quién sabe si en un futuro la Física podrá anunciar oficialmente este importante descubrimiento. Por ahora, seguimos en el camino


Fuente: Alt1040
 





Leave a Reply.