• Los jóvenes estudiantes no podrán volver a clase hasta el lunes que viene por haber estado implicados en un incidente con arma de fuego.

  • El agresor se enfrenta a cinco años de prisión acusado de de asalto con arma mortal “sin intención” de matar.

Una disputa escolar que pudo desembocar en tragedia ha terminado con los héroes pagando el mismo precio que el agresor: la expulsión del colegio. Una acalorada disputa entre dos compañeros de clase y de equipo de futbol americano del instituto Cypress Lake, en Florida (EEUU), acabó con uno de los adolescentes apuntando a otro con un revólver del calibre 22 cargado y listo para disparar.

El joven Quadryle Davis, de 16 años, sacó su pistola después de que otro de los estudiantes se metiese con uno de sus amigos en el autobús del colegio. Al final, tras un momento de tensión, el joven encañonado consiguió revolverse y, con la ayuda de dos compañeros más, arrebatar el arma al agresor, que fue arrestado. Tras prestar declaración, Davis ha sido puesto bajo arresto domiciliario a la espera de juicio.

Sin embargo, lo que no se esperaban los otros implicados, de los que no ha trascendido su identidad, era que al intentar ir a clase el día siguiente al incidente no les dejarían entrar en el centro. Las autoridades escolares habían decidido expulsarles por haberse visto envuelto en una pelea con un arma de por medio.

“Esos chicos lucharon por su vida”, se ha quejado a la prensa local la madre de uno de los alumnos expulsados, quien consideró que en lugar de una sanción “deberían haber recibido una palmada en la espalda por evitar una tragedia”. Los estudiantes castigados no podrán volver a clase hasta el próximo lunes.

Por su parte, Quadryle Davis ha sido acusado de asalto con arma mortal “sin intención” de matar, según consta en los documentos oficiales de la investigación. Davis será juzgado como un adulto y podría ser condenado a cinco años de prisión.



Fuente.: La Informacion

 
 





Leave a Reply.